Reinvención científica

Durante estos últimos meses, mucho se ha hablado, de lo difícil que ha sido readaptarse a la situación a las que nos conllevo la pandemia actual. Por lo complicado que ha sido para los estudiantes tener que estar frente a un computador por varias horas consecutivas al día y porque se ha perdido ese contacto humano, etc. Sin embargo, no se ha prestado mucha atención, a la otra cara de la moneda, es decir, a los profesores, ellos han tenido que reinventarse para lograr que sus clases sean más interactivas y no sean tan “robóticas” y monótonas. Es por eso, que nosotros hemos realizado una pequeña entrevista a nuestros profesores de ciencias naturales, para conocer un poco más de su perspectiva personal ante este cambio.

Primero que nada, el profesor Alejandro Alvis, señaló que adaptarse a la didáctica virtual ha sido un gran reto, ya que, ― no hay ninguna plataforma que, reemplace a los docentes y estudiantes compartiendo la experiencia del aprendizaje en el aula―. Para los profesores, es muy difícil saber si los alumnos han estado siguiendo la clase, no saben si detrás de la pantalla los alumnos pueden estar con: problemas de conexión, problemas con el dispositivo multimedia mediante el cual se estén conectando, haciendo otra cosa menos prestar atención a la clase, en el baño… o simplemente no prestando atención; mientras que, de manera presencial, era bastante fácil saber si los alumnos estaban entendiendo, prestando atención, jugando, hablando, durmiendo, comiendo…, “bastaba con solo una mirada” recalcó el profesor Alvis. 

Un punto, que se siente bastante ausente en la clase de ciencias es la falta de experimentos que realizamos, la profesora Barbara Carletti explicó que, hay dos motivos por los cuales ya no se pueden realizar los experimentos como años anteriores: primero, por la probabilidad de que el alumno no posea los materiales para realizar el experimento y segundo, pero no menos importante, la falta de supervisión (lo cual podría acabar muy mal). Es debido a eso que, ahora se enfocan más en “encontrar lo que estudiamos en la realidad”, agregó la profesora Carletti. Debido a eso, ahora se ha dado un enfoque más intercalado entre actividades teóricas y de investigación. La evaluación de los trabajos varía según el grado en que se encuentre el alumno ya sea en primero de Liceo, hacer un mapa conceptual, en tercero o cuarto de Liceo, hacer un video o una infografía. Son trabajos que más se adecuan dependiendo del grado del alumno, añadió la profesora Carletti.

Sin embargo, hay otro punto que hay que aclarar, no siempre las clases de los profesores son de lo más entretenidas, algunas veces se tornan un poco tediosas, por lo que es muy fácil perder la concentración debido a que la clase se vuelve muy poco dinámica. Por eso, un punto muy complicado para ambas partes (profesores y alumnos) es el tema de la participación. El profesor Alvis dijo que, la mejor manera de interactuar con los alumnos es que sea de la manera más espontanea posible. Porque, suele ocurrir, que las clases se vuelven un monologo del mismo profesor. Al hacer todo más fluido y natural, las clases pueden volverse muy divertidas debido a que no estamos observando a la persona cara a cara y no podemos saber, cuál será su reacción.

Los profesores pese a sus dificultades, aunque algunos tardaron más que otros, lograron adaptarse a la difícil situación de dar clases de una manera en la cual no se habían imaginado ni preparado antes, pero; igual encontraron la forma de seguir enseñándoles a sus alumnos de la mejor manera posible.

Charles Cubas y Lucas Reátegui

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s