Entre tres imperios

En la una de las esquinas de Europa tenemos a un área de las que no se habla mucho en la historia contemporánea: el Cáucaso. Esta región se encuentra entre Europa y Asia y hoy en día incluye a tres países independientes, Georgia, Armenia y Azerbaiyán, aparte de muchos otros pueblos y culturas. Geográficamente se encuentra rodeada por la cadena montañosa del mismo nombre y las de Anatolia y Persia, lo cual crea una región de grandes valles y altos montes. En la costa del mar Negro tenemos a grandes bosques que llenan de verde el paisaje, mientras que la costa del mar Caspio, al otro lado, se presenta con vastas llanuras y desiertos desolados. La geografía de esta área es fascinante, pero lo que es más interesante es su historia. De los tres milenios que han pasado desde las primeras civilizaciones caucásicas hasta el día de hoy nos vamos a enfocar en la primera mitad del siglo veinte. Fue en esos tiempos de tensiones políticas y culturales que en el Cáucaso se desarrolló un triste cuento de libertad, guerra, tragedia y muerte. 

Desde la edad moderna, los pueblos caucásicos vivieron rodeados por tres de los más grandes y prósperos imperios de la historia. Al norte están los rusos, los cuales fueron los gobernadores de la región por todo el siglo diecinueve. Al sureste están los persianos, quienes fueron los primeros en controlar el área. Al suroeste están los turcos, cuyo imperio poseía gran poder sobre el próximo oriente. Estas tres naciones se odiaban bastante y hubo muchas guerras entre las tres para obtener el control del Cáucaso, con los rusos saliendo como ganadores. ¿Pero que hay de la gente que vivía en estas montañas y valles? ¿Quiénes son, para empezar? Como ya se ha mencionado, hay tres grupos principales: los georgianos son los que viven en las alturas y valles al norte y son cristianos ortodoxos. Ellos inicialmente elogiaron a los rusos como libertadores, aunque, con el tiempo, sentimientos nacionalistas empezaron a crecer. Los azeríes se encuentran en la parte desierta cerca del mar Caspio, ellos son un pueblo de origen turco y creyente en el islam. La geografía de los azeríes tiene una enorme ventaja: la gran cantidad de yacimientos de petróleo. Finalmente tenemos a los armenios, un pueblo en la época dividido entre una parte oriental rusa y una parte occidental turca, ambas deseosas de unificación e independencia, en especial la parte occidental, la cual siendo ortodoxa sufría bajo la pobre tolerancia religiosa otomana. Estos tres pueblos son solo los más importantes de la región, y podemos notar que tienen varias diferencias, pero lo que los unía a todos era la falta de independencia. 

Regresando a la historia, es hora de hablar de la primera guerra mundial. El año es 1914 y Rusia se encuentra en un estado de guerra en contra del imperio Otomán. Este último lanzó una ofensiva con el objetivo de ganar el Cáucaso, y durante los años 1915 y 1916 hubo múltiples ataques del ejército turco, liderado por el general Enver Pasha, los cuales fueron graves derrotas debido a una falta de preparación para el invierno. Y fue aquí donde ocurrió la tragedia mas grande: en lugar de asumir responsabilidad por sus derrotas, Enver Pasha les echó la culpa a los armenios a través de una exterminación. Los turcos exiliaron a la población armenia local al desierto donde murieron de hambre y sed, y los que no quisieron cumplir fueron fusilados. Cientos de países e iglesias fueron destruidos, y entre 1 y 2 millones murieron en uno de los eventos más trágicos del próximo oriente. Los otomanes siguieron sufriendo derrotas y perdieron más y más terreno hasta que las revoluciones rusas dieron el fin a la guerra en el Cáucaso. De la caída del imperio ruso nació un nuevo país: la República Democrática Federal de Transcaucasia, la cual duraría solamente 37 días, tras los cuales cada uno de los tres países declaró independencia. Fue así como el Cáucaso ganó su libertad tras siglos de dominación extranjera. 

Georgia tuvo que firmar acuerdos con Alemania para mantener su independencia, los cuales no valdrían mucho debido a la ya inevitable derrota alemana. Los azeríes también tuvieron que firmar tratados para mantener su independencia, pero fueron los armenios los que continuaron su pelea. Tras la caída del imperio otomano las fuerzas aliadas impusieron un tratado de paz que daba bastantes territorios a Armenia, pero un grupo de turcos se opusieron al tratado y empezaron a pelear por la libertad de su nación, y fue aquí donde Armenia entró en armas para ganar sus tierras prometidas y vengarse del genocidio. Todo parecía ir bien para estas tres naciones, hasta que regresaron los invasores del norte, esta vez con una bandera diferente. En 1921 los bolcheviques estaban ganando la guerra civil rusa y decidieron atacar a las débiles naciones del Cáucaso. Estas no pudieron dar una gran resistencia y durante pocos meses fueron reincorporadas a la Unión Soviética, con los turcos salvándose del ejército armenio. Y fue así como el Cáucaso, tras unos breves años de libertad, volvió a estar en manos rusas, esta vez como repúblicas soviéticas. 

En el periodo de Stalin, Georgia tuvo un tratamiento mejor que las demás debido a que el dictador era nativo de ese país, mientras que Armenia Y Azerbaiyán fueron divididos en una manera controversial destinada a causar conflicto en el futuro. Los tres países sufrieron de deportaciones étnicas y religiosas. La última acción militar notable fue en la Segunda Guerra Mundial, en el año de 1942 el objetivo de Hitler era el de tomar control sobre el petróleo caucásico, lo cual llevaría a la famosa derrota en la batalla de Stalingrado. El frente de batalla nunca llegaría al Cáucaso, pero muchos soldados de las tres naciones pelearon y murieron en el frente oriental. 

Esta fue la historia del Cáucaso en uno de sus momentos más trágicos y llenos de esperanza, con un par de cortos años de libertad aplastados por años de dominio de Moscú, acompañados de varias guerras, tragedias y muerte. A pesar del final triste, estas tres naciones nunca perdieron fe y, con la caída de la Unión Soviética, lograron re obtener su independencia en los años noventa, aunque esta vez hubo más conflictos entre otras naciones y entre sí, algunos de los cuales siguen sin resolverse hasta el día de hoy. 

Edoardo Torri

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s