“La educación es el arma más importante para cambiar el mundo”

Enséñame voluntariado es un servicio ad honorem que varios jóvenes, mayores de 16 años, han decidido ofrecer a un grupo de niños cuya educación se ha visto particularmente afectada debido a la pandemia. Según el Ministerio de Educación, 1,7 millones de estudiantes de instituciones públicas no cuentan con acceso a los servicios de internet por lo que no pueden recibir sus clases con normalidad. Por este motivo, muchos de ellos tienen dificultades en resolver sus tareas y ahora más que nunca necesitan a alguien que les pueda dar una mano. Enséñame voluntariado, con ocasión de Fiestas Patrias, tuvo como objetivo enseñarles la importancia de las diversas tradiciones peruanas a los chicos. Por ello se organizó un concurso en el que se ponía a prueba la imaginación de cada tutor y alumno. Aylin Fernández, estudiante del III SCA, junto a su alumna Karym, ganaron dicho concurso y por ello quisimos hacerle una entrevista.  

¿Cuál fue tu motivación para formar parte de Enséñame voluntariado?

Desde pequeña siempre he tenido el deseo innato de ayudar a las personas. Justamente, cuando se presentó la oportunidad, no dudé en ser parte del voluntariado, ya que pienso que de alguna forma estoy contribuyendo con un granito de arena. Es increíble darse cuenta de que el voluntariado, aparte de reforzar los temas académicos en los cuales el alumno asignado tiene dificultades, permite dar un apoyo emocional en medio de esta crisis mundial. 

¿En qué consistía el concurso en el que participaste?

Precisamente, entre las constantes actividades que el voluntariado propone, surgió una especie de competencia por Fiestas Patrias. El concurso consistía en compartir la manera en la que el alumno con el tutor celebraba los días patrios, y aquellas ideas más creativas serían premiadas. Al instante pensé en lo que en un primer momento me unió a mi alumna: el amor hacia la música. Rápidamente elegí una canción que sin duda alguna representa nuestra identidad como peruanas, es decir “El Cóndor Pasa”. Fue complicado poder enseñarle a través de una pantalla, pero, aun así, logramos ganar. Si bien no ganamos algo físico, ganamos el reconocimiento por parte de la organización. A pesar de ello, pienso que yo gané algo más preciado, un mayor cariño de su parte. Fue tanta la alegría por haber ganado que ahora siento que, más que una tutora, me considera como una amiga. 

¿Qué planes tienes para el futuro con Karym?

Si bien el voluntariado está pensado para la difícil situación que estamos viviendo en la que aún no están permitidas las clases presenciales, pienso profundamente que la conexión que llegué a formar con mi alumna me va a permitir estar en contacto con ella para siempre.  

¿Qué le dirías a los demás para incentivarlos a formar parte de este tipo de voluntariados?

No hay sensación más grata que observar esa pequeña sonrisa en el rostro de Karym. Simplemente el saber que comprendió un tema que se le dificultaba gracias al apoyo que le proporciono, me llena infinitamente el corazón. Siempre decimos que necesitamos formar una mejor sociedad, pero creo que eso se podrá lograr solo a partir de una buena educación, tal y como dice Nelson Mandela “la educación es el arma más poderosa para cambiar el mundo”. 

Esperemos que Aylin Fernández junto a su alumna Karym sigan creciendo juntas y progresando en el mundo de la música.

Daniela Campero


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s