La inflación en el Perú

Durante años, la inflación ha sido un tema sobre el que se ha hablado mucho. La gente considera que es uno de los principales problemas que puede tener un país y se critica mucho a los gobiernos “inflacionarios”. Sin embargo, hay muchas personas que no conocen el tema y, aunque este término les resulte familiar, no podrían definirlo de una manera precisa. Este artículo pretende dar luces sobre esta problemática en el ámbito peruano. 

La inflación es un fenómeno económico que indica el aumento generalizado en los precios de bienes y servicios de una economía por un período de tiempo. Se dice que los precios se “inflan” cuando estos aumentan; este es el origen del término. Se conoce como estado de inflación cuando los precios de una economía suben de manera sostenida, fenómeno controlado principalmente por los bancos centrales de los países. Con la inflación, el primer problema que puede haber es la pérdida del poder adquisitivo de las personas, es decir, el dinero que ganan los ciudadanos no será suficiente para comprar la misma cantidad de bienes o servicios que podían pagar antes de la inflación, generando así pobreza y falta de atención a los ciudadanos. 

La inflación es un fenómeno que ocurre en todo el mundo. La mayoría de los bancos centrales y gobiernos tratan de tener una inflación estable del 2% al 3% anual: este uno de los aspectos más importantes de sus políticas monetarias. Sin una pequeña inflación, ocurriría otro fenómeno llamado deflación, que provoca que los precios bajen mucho, reduciendo los ingresos y deteniendo las compras, ya que, al tener precios muy bajos, los bienes se pueden conseguir de manera excesiva y barata, haciendo irrelevante la compra de más bienes y paralizando el consumo. 

Muchas veces, se habla de que la inflación es mala, pero, en realidad, es buena si es que se la controla. Además, si los precios suben a la par que los sueldos, el poder adquisitivo de la gente seguirá siendo igual y así no habrá repercusiones negativas para la población, aunque depende de cada empresa el afrontar la inflación excesiva de manera independiente. Mucha gente confunde la inflación con la devaluación monetaria, fenómeno por el cual una moneda pierde valor con respecto a otras monedas más fuertes, principalmente el dólar. Estos dos fenómenos tienen relación, ya que cuando hay devaluación, consecuentemente se genera inflación, pero no funciona viceversa, ya que la inflación también puede actuar independientemente. A continuación, veremos algunos ejemplos de hiperinflación en el Perú.

En 1968, el general Juan Velasco Alvarado dio un golpe de Estado contra el gobierno de Fernando Belaúnde y así empezó una dictadura militar en el país. Velasco tenía la idea de quedarse con la constitución vigente, siempre y cuando no se interpusiese al gobierno revolucionario. Nacionalizó la instalación de la IPC (International Petroleum Company) en Talara, a la cual aclaró que no pagaría la deuda que tenía y que echaría a la compañía del país. Comenzó con la reforma agraria, repartiendo las tierras de las grandes empresas y gamonales entre sus trabajadores. Estatizó el sector pesquero creando el Ministerio de Pesquería y creó el Ministerio de la Alimentación para distribuir los bienes alimentarios. Estatizó la mayoría de las empresas importantes del país y hubo una reforma educacional. El país terminó con una deuda gigante y, en 1975, el general Francisco Morales Bermúdez dio otro golpe de Estado y terminó en el poder. En un intento de recuperar la democracia con una dictadura de derecha, convocó a una asamblea constituyente para crear una nueva constitución, la cual fue terminada por Víctor Raúl Haya de la Torre (fundador del APRA). La nueva constitución tenía una política de centroizquierda y preparaba el espacio democrático para los futuros presidentes.

En la década del 80´, a inicios del gobierno del presidente Fernando Belaúnde, el precio del cobre y la plata se desplomó a menos del 50%, generando pérdidas de capital y acumulación de la deuda externa. Agregado a esto, el fenómeno del niño del 1982-83, afectó de manera significativa el sector pesquero y el agrícola, generando déficits en la producción. 

El terrorismo empezaba a crecer en la sierra central y mientras Belaúnde intentaba acortar los pagos estatales de la deuda producida en el gobierno del general Velasco, la inflación iba aumentando. Esta deuda generó más conflictos, ya que el presidente no encontró ayuda extranjera y el populismo iba creciendo en el país, haciendo que en 1985 Alan García suba al poder. García nacionalizó los bancos y otras instituciones financieras importantes del Perú, además de prohibir las importaciones y la compra de dólares, obligando a los inversionistas a retirarse del país y provocando que se desplome la bolsa de valores de Lima. 

Ante esta problemática, se creó una nueva moneda llamada Inti, la cual fue perdiendo valor, llegando a existir un billete por 5’000’000 de Intis. Esta inflación hizo que la gente dejara de confiar en la moneda local, así que el presidente decidió hacer uso de los dólares MUC, un tipo de cambio del dólar muy barato que les estaba permitido usar solo a los que tenían permiso de exportación, creando un mercado paralelo de dólares MUC y llevando a la bancarrota al Banco Central.

La inflación estaba descontrolada. En 1988, el gobierno informó que la inflación había crecido 1722% anual, y la política autosostenible de Alan García generó un aumento descomunal de los productos importados; por ejemplo, los productos farmacéuticos aumentaron en 600% y el precio del petróleo en 400%. El país estaba oficialmente en hiperinflación, y la política proteccionista y anti-importadora del país empezó a afectar en la población, además de llevar al Perú fuera de los negocios internacionales y de las exportaciones, generando un desempleo masivo. El PBI a lo largo de la década bajó de una manera significativa, además de que la deuda fue creciendo por las medidas que utilizó el presidente contra la hiperinflación.

Finalmente, en 1990, entró al poder el presidente Alberto Fujimori. En 1991, introdujo una reforma monetaria cambiando el inti al nuevo sol, una moneda con un tipo de cambio de 1’000’000 intis. Por otra parte, vendió al sector privado las empresas nacionalizadas por el Estado y generó dinero para reinvertir en obras públicas (por medio del sector privado) que generaron trabajo y desarrollo para las empresas. Introdujo un nuevo cambio de Constitución y la inflación fue cayendo paulatinamente. 

En conclusión, la inflación existe en todas partes como se ha resaltado antes, pero si esta se desborda puede ser completamente caótica, como pueden ser el caso de Venezuela actual, de Argentina, Cuba, etc. Es necesario conocer sobre el tema para tener una idea de cómo funciona, cómo afrontarlo y cómo evitarlo. 

Claudio Marzullo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s