Inmunidad: ¿a favor o en contra?

En tan solo diez meses, un tiempo sin precedentes en la historia, la vacuna contra la Covid-19 pasó de ser un concepto a ser una esperanzadora realidad. Según informes de la OMS, 77 laboratorios trabajaron en el desarrollo de la vacuna y, tras diversos ensayos clínicos, a finales del 2020, países como China, Rusia, Reino Unido, Emiratos Árabes, Estados Unidos, México, entre otros, comenzaron las campañas de vacunación. Al 15 de febrero de 2021 ya se han administrado 175.3 millones de vacunas; no obstante, a pesar del avance de la vacunación, se ha desarrollado un fuerte escepticismo. Muchas personas creen que las vacunas contienen un elemento peligroso que podría atentar contra sus vidas por lo que desconfían de ellas; sin embargo, estas “teorías” han sido estudiadas y desmentidas por la OMS.

Las personas creen en distintas teorías: una conspiración china o de grandes personalidades de influencia mundial, el intento de los gobiernos de controlarlas, un plan de Bill Gates para inyectarles microchips, conocer sus gustos y entrar en sus intimidades, etc. Algunos reporteros de New York Times recorrieron Estados Unidos para poder escuchar a las personas que no creen en las vacunas. Stephanie Nana, una mujer cristiana evangélica, de Edmonton, Oklahoma, se negó a recibir la vacuna, ya que creía que contenía tejido celular de abortos. Esto ha sido desmentido por el doctor Michael Head, de la Universidad de Southampton, quien afirmó que “no se han usado células fetales en el proceso de producción de ninguna vacuna”.

La confusión pudo darse debido a que hay un paso en el proceso del desarrollo de la vacuna, en el que se usan células criadas en un laboratorio, las cuales provienen de células embrionarias, que de una u otra forma habrían sido destruidas. Este proceso que forma parte del desarrollo de las vacunas data de los años 60; sin embargo, en ninguno de los casos se abortaron fetos. Durante este recorrido, también entrevistaron a Nathan French, quien dirige un ministerio aconfesional en Tacoma, Washington, quien dijo que recibió “un mensaje divino de que Dios era el sanador y libertador supremo, y la vacuna no es la salvadora”. Así como él, existen muchas personas que creen en distintas “señales” que significarían que no se deben vacunar. Esto alcanza un 13% de la población estadounidense, que prefiere abstenerse de la vacuna.

Como ya hemos indicado, hay muchas teorías sobre la inmunización, y una de las más conocidas es la del “microchip” que “implantan” en el momento de la vacunación. En realidad, no existe tal vacuna con “microchip”, ya que no hay ninguna evidencia que apoye las denuncias de que Bill Gates esté planeando realizarlo en el futuro.

A pesar de que la Fundación Bill y Melinda Gates le dijo a la BBC que esta afirmación es totalmente falsa, estos rumores iniciaron cuando Gates dijo en una entrevista que en un futuro tendremos unos “certificados digitales” que mostrarían quiénes son aquellas personas que se han recuperado, hecho la prueba y si fueron vacunados. Fue debido a esto que muchas personas se alarmaron; sin embargo, el filántropo en ningún momento había mencionado los microchips. Una encuesta realizada a 1640 personas reveló que el 28% de estadounidenses creían esta teoría.

La principal razón por la cual muchos antivacunas prefieren evitar la vacuna contra la Covid-19 es el desconocimiento de los efectos secundarios que podría tener en su organismo, lo que genera temor en las personas. Este motivo es muy importante, ya que representa el 52% de las personas que se abstienen de vacunarse.

Sin embargo, decidir no vacunarse tiene amplias implicancias, puesto que, no solo la persona no obtendrá la protección contra la Covid-19, sino que dicha decisión también dificultará la obtención de la inmunidad colectiva. Este término se refiere a la protección indirecta contra una enfermedad infecciosa que se alcanza cuando una población se vuelve inmune Esto se puede dar a través de la vacunación o como resultado de haber presentado la infección con anterioridad. Según expertos, la inmunidad colectiva de la Covid-19 se logrará solo con la vacunación del 70% u 80% de la población; sin embargo, según encuestas realizadas por el NPR/BPS Newhour/Marist College, el 32% de las personas encuestadas dijo que no se vacunaría. Como se puede demostrar a través de las cifras, la corriente antivacunas limita las posibilidades de alcanzar el 80%, lo cual no permitiría bloquear la rápida transmisión del virus y las muertes ocasionadas por el mismo. Por otro lado, si la gente no se vacuna, el virus puede reaparecer y la vacuna tendrá una eficacia parcial, que no aportará a evitar los riesgos de la Covid-19 para la población, especialmente los grupos vulnerables.

Uno de cada tres estadounidenses cree que probablemente no se vacunará contra la Covid-19, de acuerdo con una encuesta de The Associated Press-NORC Center for Public Affairs Reasearch realizada en febrero de este año. Ante esto, Estados Unidos realizará una campaña nacional que incluye una serie de anuncios en inglés y español para televisión, vallas publicitarias, paradas de autobús, redes sociales y publicaciones, que se lanzarán durante los próximos meses a lo largo de todo este año. Se espera que algunos de estos anuncios cuenten con la participación de celebridades como los actores Angela Bassett y John Leguizamo, entre otros.

Por otro lado, si nos concentramos en lugares más específicos, vemos que, en el estado de Ohio, el gobierno organizó varias rifas de un millón de dólares en la que podían participar mayores de 18 años ya vacunados. Para los menores, el gobierno daba como premio becas escolares. Phil Murphy, gobernador de Nueva Jersey, regala cervezas a aquellos mayores de 21 años que ya están vacunados con las dos dosis. Lo único que debes hacer es presentar tu tarjeta de vacunación completa y podrás recibir cervezas gratis en cualquiera de las 13 cervecerías del estado que participan en esta campaña publicitaria. El gobierno de Virginia Occidental se enfocó en la población entre 16 y 35 años y realizó una campaña en redes sociales en la que anuncian un bono de 100 dólares para los vacunados.

Si hablamos de empresas, Krispy Kreme regala una dona diaria a los que muestren su tarjeta de vacunación. De igual manera, la cadena de supermercados LidI da un bono de 200 dólares a sus trabajadores por vacunarse. En Florida, Uber inició una campaña que consiste en llevar gratuitamente a los pasajeros a los sitios de vacunación.

En síntesis, a pesar del avance de las campañas de vacunación alrededor del mundo, las dudas y la inseguridad sobre las mismas son un factor presente que, según el Dr. Varón, se ha vuelto un problema público. Al no vacunarse, las posibilidades de conseguir la inmunidad colectiva se ven obstaculizadas, lo que significa un riesgo para la población. Según datos de la OMS, las vacunas salvan cada año millones de vidas y son una herramienta esencial para poner fin a la COVID -19. Estas son la luz al final del túnel y, según afirma la Dr. Flor Muñoz en una entrevista de CNN en español, “ha sido la mejor opción a nivel de la historia de la humanidad. El hecho de tener vacunas que eliminen infecciones que puedan ser como estas. Es lo que ha salvado a la humanidad de muchas plagas y muchas epidemias anteriores”.

María Fernanda Albino

Mia Garland

Ariana Mavila

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s