Una escapada turística

Muchos de nosotros, al mirar al 2019, recordamos con cierta nostalgia aquellos días en los que vivíamos sin limitaciones junto a nuestros seres queridos. El 26 de febrero del 2020 es la fecha exacta en la que un avión procedente de Europa ingresa al Perú, y genera un antes y un después en la vida de sus pobladores. ¿Quién podría haber imaginado que aquello desencadenaría una difícil situación que sigue vigente? Nadie lo vio venir. Para muchos, si no para todos, la llegada de la COVID-19 ha sido dura, pues a la gran mayoría le ha traído muerte, tristeza, caos y diversas emociones que los han marcado definitivamente.  

El coronavirus ha determinado muchos aspectos del país. Por ejemplo, la pobreza ha incrementado y aquellos que ya se encontraban con bajos recursos se han encontrado en una situación aún más grave.  Cada día, hemos tenido que implementar limitaciones y medidas para aquello que nos distraía o sacaba una sonrisa cuando lo necesitábamos. Sin embargo, en esta vida debemos buscar siempre mantenernos en pie y no dejarnos vencer por nada. Muchos deben cambiar la visión que tienen del mundo, pues en situaciones negativas no debemos quedarnos estancados; antes bien, debemos sacar lo positivo, pues, así como indica el principio del YING YANG: dentro de todo lo malo existe algo bueno. Por eso, debemos darle la vuelta a lo anterior y recomenzar encontrando lo bueno que esta pandemia nos ha traído. 

Para comenzar, este ha sido un tiempo de reflexión, de autoconocimiento, donde nos hemos podido perder por momentos, pero luego nos hemos reubicado, encontrándonos con la mente mucho más clara y determinada. Este ha sido un periodo en el que pudimos autoanalizarnos, ver nuestras fallas e intentar dar cada día lo mejor de nosotros. Este es un periodo que nos ha traído aprendizaje, innovación; nos ha llevado a reinventarnos, a buscar nuevas formas de hacer las cosas y nos ha obligado a adaptarnos. Nos ha llevado a cuidarnos más que nunca, a poner en práctica nuestros valores y a quedarnos en casa, haciendo lo mismo cada día. Entonces, nuestra vida con la COVID-19 se ha vuelto monótona y rutinaria, ¿por qué no salir de la rutina de vez en cuando? 

El Perú es un país multicultural, lleno de fabulosos paisajes y lugares turísticos por conocer. Esto ha sido probado por los World Travel Awards Sudamérica, que ubicó al Perú en el podio, dándole el primer lugar en 4 categorías distintas: mejor atracción turística, mejor destino cultural, mejor destino verde y mejor destino de crucero. Incluso, en el 2018, el Perú recibió alrededor de 4,4 millones de turistas extranjeros, cifra que habla por sí sola. Este país, al igual que muchos otros, tiene una historia inmensa que, lamentablemente, muchos peruanos no conocemos. Por eso, es hora de poner manos a la obra, de sacar aquella hambre de conocimiento que cada uno de nosotros debería tener por su patria. Muchos, al hablar de Perú, tienen en mente solo a Machu Picchu, sin darse cuenta de que nuestro país tiene mucho más que ofrecer: diversos lugares turísticos muy económicos, que se deberían conocer. 

Las líneas de Nazca 

Las líneas de Nazca son antiguos geoglifos pertenecientes a la civilización Nazca (200 a.C-600 d.C.). Dichas líneas se encuentran en el desierto de Nazca. Estas fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1994. Si bien puede ser un poco costoso el sobrevolarlas (aprox 75$), existen miradores alrededor de estas, a los cuales se pueden acceder por 4 soles. Para llegar al mirador, se puede tomar un bus que va directamente hasta allí por solo 2,5 soles. La duración del viaje es de aproximadamente 6h30, pues hay 447 km por recorrer hasta dicha atracción. 

Lunahuaná 

Asimismo, si se busca un lugar en la naturaleza donde relajarse, al aire libre, pero a la vez con aventura, Lunahuaná es ideal. Este lugar queda aproximadamente a 3h de Lima. En dicho sitio, se suelen realizar muchas actividades, tanto para niños como para adultos. Una de las más practicadas ahí es el canotaje, permitido para mayores de 8 años. A la vez, en los alrededores de la plaza, hay muchos lugares que ofrecen varias posibilidades: paseos en bote por el río, paseos en cuatrimotos, canopy, paseos en caballo y tours en caballo. Sin embargo, si se busca algo más ligado al conocimiento de la zona y su historia, se podrían empezar por el mirador de Paullo, a través de la estación San Jerónimo, donde las salidas son desde las 6am hasta las 4:30pm, recorriendo una distancia de 9km para llegar a dicho mirador. También se podría visitar el complejo arqueológico de Incahuasi, a 15 minutos en auto antes de llegar a Lunahuaná. 

Pachacamac 

Pachacamac es un centro ceremonial ubicado a una hora de Lima. Está lleno de paisajes hermosos, así como de palacios, plazas y templos, construidos en épocas distintas. Desde ese mismo lugar, se puede llegar a la isla Cavillaca, en la que, según una leyenda, una princesa y su hijo se pierden en el mar. Asimismo, hay un restaurante ubicado a 45 metros de altura: Dinner in The Sky Perú, con comida típica de la zona y con mucha naturaleza alrededor. 

Marcahuasi 

Esta es una meseta ubicada en la cordillera de los Andes a tres horas y media de Lima. Lo interesante son sus formaciones rocosas. Aquí, se pueden realizar paseos a caballo, campamentos y trekking. Además, se puede encontrar hoteles y restaurantes con comida típica. Es importante llevar abrigos, carpas, etc. para combatir la baja temperatura de la zona. La tarifa de ingreso varía entre 5 y 20 soles, según la edad y la nacionalidad. 

Cementerio presbítero maestro 

Si se busca una sensación de terror durante la noche, una opción interesante es e el “Tour del miedo” del Cementerio Presbítero Matías Maestro ubicado en Barrios Altos. Se trata de un paseo turístico donde se cuentan historias de suicidios, crímenes, historias paranormales y leyendas urbanas. Este empieza en la esquina de la casa Matusita; sigue el paseo a lo largo de calles y casonas de Lima donde supuestamente ocurrieron eventos paranormales. El tour concluye con la visita al cementerio Presbítero Maestro, donde se visitan tumbas de reconocidos personajes, así como la de Antonio Raimondi. A su vez, se puede conocer la cripta de los héroes del Pacífico y, probablemente, asistir a un pequeño espectáculo al finalizar el recorrido. 

Antioquía 

Este es un pueblo ubicado a tres horas de Lima, cuyo atractivo principal es la pintura utilizada a lo largo del pueblo. Por ejemplo, hay casas gubernamentales pintadas de blanco y decoradas con flores, animales, etc. En este lugar, se puede caminar y apreciar tanto la decoración como los campos de cultivo. También se puede visitar el mirador Cerrito de Amancaes y pozas naturales a orillas del río Lurín. Cabe resaltar que este paseo se puede hacer también en bicicleta. Es más, hay documentales en los cuales los mismos conductores realizan el paseo turístico en bicicleta recorriendo muchos kilómetros sobre dos ruedas hasta llegar a dicho pueblo.  

Montaña Arcoíris (Vinicuca) 

 Un poco más lejos de Lima, se encuentra Vinicuca, más conocida como “La montaña de los 7 colores”, uno de los atractivos más sobresalientes del Perú y una de las formaciones geológicas más interesantes de la Cordillera de los Andes. Esta es considerada una montaña santa por los locales y uno de los lugares que se debe visitar antes de morir según la revista National Geographic. Esta montaña se encuentra a 6.385m.s.n.m. Si bien hay tours mayores a un día de recorrido, hay un tour de 1 día. Los precios oscilan desde los 35$ y los 65$, dependiendo del servicio. Durante el trayecto, se puede observar una gran variedad de camélidos oriundos del Perú, así como vicuñas y llamas. Además, se puede observar la vida diaria de los locales y paisajes dignos de ser recordados. 

Ica 

Ica es una ciudad ubicada a cuatro horas de la ciudad de Lima, donde se puede realizar un tour a las Islas Ballestas para observar el enigmático candelabro, relacionado con las líneas de Nasca. Asimismo, se pueden conocer diversas especies marinas y formaciones rocosas, así como el guano, uno de nuestros principales productos de nuestra historia. A la vez, se podrá observar y trepar las dunas y en los alrededores encontrar tours para pasear en los famosos tubulares o hacer sunboard junto a la familia o amigos. Además, se podrá encontrar tours en cuatrimoto y hacer la ruta del Pisco, para degustar y conocer más acerca de esta bebida. 

Hay, entonces, muchas zonas turísticas en el Perú dignas de ser visitadas para conocer más acerca de nuestro país y de su historia: una forma de divertirse y adquirir conocimientos sobre nuestras culturas. 

En conclusión, la vida está para que seamos felices de una manera responsable. Debemos aprovechar el ahora y todo lo que tenemos en este momento. Es importante entender que no debemos llegar al límite para recién buscar una salida y, también, debemos tomar en cuenta nuestro bienestar, pues alguien que no está bien no puede hacer nada bien o, al menos, no puede dar el máximo de su potencial. Por eso, es muy importante, de vez en cuando, tomarnos un respiro, una pausa en la rutina y buscar nuestro bienestar y relajación, disfrutando de lo que nos rodea junto a quienes queremos, pues uno de los objetivos de la vida es buscar la esencia de esta y de uno mismo, haciendo lo que nos haga realmente feliz, sin descuidarse, sin dañar a otros y viviendo, realmente viviendo. 

Arantxa Hoyle

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s