Entrevista al viceministro de salud

El pasado martes 21 de septiembre, las personas de 23 y 24 años se sumaron al proceso de vacunación gracias a la llegada y disponibilidad de vacunas. Para sorpresa de muchos que pensaban que este proceso tomaría más tiempo del programado, la Vacunatón y su nueva variante, el Vacunafest, están dando grandes frutos. Para contarnos un poco de cómo estamos en esta carrera contra la COVID-19 y demás enfermedades, Gustavo Rosell, viceministro de salud, nos concedió una entrevista donde aclaró todas nuestras dudas y brindó un panorama actual del sector de la salud pública.

Para empezar con la entrevista, es importante aclarar que el viceministro ha pasado por varias transiciones en lo que respecta al ejecutivo y recalcó que cada gestión tiene sus propios objetivos, y que él y su equipo tienen como trabajo principal escuchar los lineamientos e implementarlos. Antes del pasado 28 de julio, el ejecutivo tenía como meta vacunar a 4.5 millones de peruanos, orientados sobre todo a los mayores de 60 años, pero gracias a un arduo trabajo se lograron vacunar a 4.8 millones. A la fecha (de la entrevista), y con un nuevo ejecutivo, ya se tenían 8.2 millones de vacunados, lo que significa que se ha avanzado rápidamente, en parte, comenta Rosell, gracias a la decisión del ministro de salud, que tuvo creyó conveniente mantener a los cuadros técnicos que, por obvias razones, conocen a la perfección los procedimientos. Además, afirmó que habían empezado con las gestiones respectivas para que las vacunas llegaran con más celeridad.

Es oportuno mencionar la función que cumple el doctor Rosell desde el viceministerio, puesto que los viceministros asumen una función de bisagra entre la parte política y la parte técnica, y que tanto él como su equipo se encargan de modular los procesos para cumplir con las metas de gobierno. Afirmó: “En este caso, los viceministros somos un poco más técnicos que políticos; en realidad, somos poco políticos. Lo importante es trabajar en el Estado, como gestor público, con metas que definen el horizonte y permiten poder realizar las políticas sanitarias”. 

Siguiendo con el tema de la función, aclaró el mito de que la salida del canciller ponía en riesgo los contratos de las vacunas: “El viceministro de la cancillería, Luis Enrique Chávez es la persona encargada de las vacunas, quien coordina directamente conmigo. El canciller obviamente apoya, pero el que hace el trabajo técnico es el técnico, somos los técnicos, no el político”.

Respecto del ámbito educativo, el viceministro nos aclaró la labor del MINSA: desde el ministerio, ellos brindan asistencia técnica para la elaboración de los manuales que le sirven al MINEDU para la implementación de las medidas de prevención dirigidas a profesores, personal administrativo y, sobre todo, a estudiantes. “Entendiendo que vamos a avanzar rápidamente con la vacunación de docentes, deberíamos estar terminando en este mes con todos los docentes, tanto rurales como urbanos”, afirmó.

En relación con el tema de la posible tercera ola, comentó que, así como en todos los países que nos rodean había llegado, ellos están haciendo todo lo posible para acelerar la vacunación para así poder cumplir con los aforos y las medidas restrictivas que permitan ir menguando el impacto de esta. Asimismo, agregó: “Estamos teniendo más semanas de disminución de casos que en la primera ola. En la primera, tuvimos 15 semanas de caída y ahora (para el día de la entrevista) estamos por la semana 20, lo cual es bueno, pero aún tenemos que seguir y profundizar en las medidas de prevención”.

En el año 2019, cuando el doctor Rosell fue viceministro (como ahora también lo es, se debería indicar su experiencia anterior), se tuvieron los mejores indicadores de salud pública en muchos años, se disminuyó la anemia, se mejoró la cobertura de vacunación y la tasa de mortalidad materna e infantil, porque: “Se organizó el trabajo desde el primer nivel, pero con la pandemia este se cerró y eso ha provocado un retroceso en todo lo que se había implementado. Ahora estamos tratando de recuperarlo, obviamente entendiendo que estamos en un momento aún difícil, sobre todo por la falta de recursos. No es un secreto que la economía no ha mejorado; por lo tanto, vamos a tener que utilizar correctamente los recursos que tenemos para poder por lo menos atender a las personas que necesitan con urgencia una atención de cualquier nivel”.

Respecto del tema de las postas, nos comentó que, a partir del 6 de septiembre, los equipos del MINSA empezaron a viajar a distintas direcciones regionales de salud para: “Primero, ver si se tiene el recurso humano, acompañado con un decreto de urgencia que le dé continuidad al personal. Por allí partimos: si no tratamos adecuadamente a nuestros profesionales, no vamos a contar con las personas idóneas para el trabajo”. En segundo lugar, el equipo también empezaría a analizar la brechas e insumos necesarios para manejar una posible tercera ola, entre ellos la disponibilidad de oxígeno, medicamentos y concentradoras. “Primer nivel significa trabajo comunitario principalmente; uno cree que las postas son mini hospitales y no es así, las postas están para prevenir enfermedades y promover la salud, evitar niños con anemia, no vacunados. Aparte de la pandemia, tenemos, sobre todo, que prevenir enfermedades”. 

Una de las patologías que más se dejaron de lado debido a la pandemia fue el cáncer y el doctor Rosell nos comentó qué es lo que vienen haciendo desde el viceministerio. Acerca de la ley del cáncer: “Tenemos que trabajar desde el primer nivel, desde la prevención y acercar el tratamiento a las personas con cáncer. Se necesita que el MINSA y EsSalud trabajen coordinadamente, que se pueda resolver con el descarte oportuno, temprano. Tenemos una ley que implementar, estamos trabajando con el INEN (Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas) y las IRENEs (Instituto Regional de Enfermedades Neoplásicas) que tenemos que fortalecer”. 

Para concluir, le preguntamos cómo había sido y sigue siendo su experiencia en el cargo. Nos comentó lo siguiente: “Tuve dos etapas, una en la que empecé a trabajar en una región en donde hice trabajo de campo y, por eso mismo, me contagié de COVID, así que estuve un tiempo hospitalizado y allí conocí la UCI, donde estuve 3 días y, justo saliendo, se me invita a ocupar el cargo del viceministerio. Así es como uno se tiene que poner a disposición del país”.

Relata que, cuando llegó al cargo, no se tenía un plan ni las herramientas para enfrentarse a las pandemias, pero con el mayor empeño y junto al equipo de trabajo han logrado cumplir las metas: “La mayor satisfacción es que vemos cada vez menos personas en una UCI y a más haciendo sus actividades”.

Desde la redacción de Il Raimondino le agradecemos al viceministro por la entrevista y, sobre todo, por su ardua labor durante la pandemia, que ha logrado, contra viento y marea, remar contra la COVID-19 y tantas otras enfermedades. Si bien hemos perdido mucho y a muchos, personas valientes y dedicadas como el doctor Rosell han logrado que muchos de nosotros, poco a poco estemos recuperando la esperanza de volver a nuestra vida cotidiana.

Katherine Munive

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s