La Física Aria

El peligro de ideologizar la ciencia

Bien sabido es que en los años treinta del siglo XX, Alemania tuvo un radical cambio social con la llegada de la ideología Nazi con Adolf Hitler. Sin embargo, tal vez no tantos conocen la historia de “la física aria” (Deutsche Physik en alemán), un acontecimiento anecdótico y breve en la historia de la ciencia durante el mandato de Hitler en Alemania.

Desde los inicios del siglo XX, la física había sido revolucionada por la relatividad y la mecánica cuántica. A pesar de ser ahora los pilares de la física a gran y pequeña escala, ambas teorías tuvieron una amplia gama de detractores. Sumado al hecho de que la relatividad y la mecánica cuántica eran revolucionarias como ninguna teoría en el pasado para la física, ambas habían sido descubiertas en gran parte por físicos semitas: Albert Einstein (relatividad) y Niels Bohr (mecánica cuántica).

Uno creería que esta Deutsche Physik fue solo una idea de un pequeño grupo de físicos fervientemente nazistas, pero no es así: los líderes de la ‘física aria’ fueron los premios Nobel Philipp Lenard y Johannes Stark. Según estos, existían los físicos pragmáticos que entendían la naturaleza a través de los experimentos, como ellos mismos, y los físicos dogmáticos, que proponían teorías a raíz de simples ideas sin darle tanta importancia al experimento, como Einstein y Bohr. En resumen, creían que los científicos semitas habían corrompido la pureza de la física alemana.

Estos físicos nazistas habían incluso apoyado a Adolf Hitler en su campaña política del 1932; por lo tanto, a la hora de subir al poder, este infame político recompensó a Johannes Stark y Philipp Lenard con puestos importantes en instituciones científicas, en las que despidieron a físicos semitas y cortaron fondos a investigaciones que iban en contra de sus ideas de pragmatismo. No obstante, esta ‘física aria’ no duró mucho, pues las tropas soviéticas y estadounidenses llegaron poco más de una década después y empezaron los juicios de Núremberg.

En conclusión, la ‘física aria’ quedó en nada más que una extraña anécdota, por suerte, para el avance científico. Sin embargo, creo que es importante recalcar, más que la presencia ideológica de los nazistas en toda Alemania durante esa época, cómo aquellos descubrimientos científicos radicalmente anti intuitivos son siempre percibidos de mala manera incluso cuando la evidencia es mostrada.

Paolo Barcelli

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s