El Poeta supremo

Durante di Alighiero degli Alighieri —poético—, más conocido como Dante Alighieri, nació en Florencia, se cree, en 1265 y murió el 14 de setiembre de 1321. Fue un poeta y escritor italiano, autor de uno de los poemas más conocidos de la historia: la Divina comedia. Y dado que este año se cumplió el 700 aniversario de su muerte, venimos a rendirle homenaje. 

Cuando era pequeña, la primera vez que oí hablar de la Divina comedia, lo primero que vino a mi mente fue: la comedia de los dioses —vaya que estaba equivocada. Hablar de poesía en la actualidad, sobre todo entre los jóvenes, es extraño —había que decirlo. Sin embargo, este género tiene puntos a su favor: el principal, personalmente, es explorar el mundo interior del ser humano. Y esto es justamente lo que hace nuestro querido Dante en la Divina comedia

En su camino por los mundos ultraterrenos, Dante es guiado por el poeta latino Virgilio tanto en el Infierno como en el Purgatorio, mientras que en el Paraíso lo guía su amada Beatriz. Como ya se puede deducir, nuestro protagonista es Dante, quien cuenta su experiencia en primera persona. El recorrido por estos tres mundos no solo es una “experiencia personal”, sino representa algo universal. Dante se convierte en símbolo de la humanidad que cumple el viaje de la vida sobre la Tierra para luego ascender al reino de Dios. 

Pero la Divina comedia, o cualquier escrito de Dante, no significa solo eso. A Dante le debemos una gran fracción de nuestra realidad actual, lo que nos lleva a, ¿cómo es eso posible? Pensar en Dante significa pensar en la evolución del mundo. Este personaje fue —es— un momento en la historia, un momento crítico en el que el curso de nuestra existencia cambió, sobre todo para la cultura occidental. Sin Dante, es muy probable que no hubiéramos tenido a muchos otros poetas.

Como dice la profesora Valentina Pasquale, “El trabajo poético de base es suntuoso, monumental. Dante ‘inventa’ la lengua italiana, reforma la doctrina cristiana de su tiempo sobre el Más Allá, rinde homenaje y supera a los poetas clásicos (Virgilio, Ovidio y Lucano, entre otros), nos regala una galería de retratos psicológicos dibujados en la literatura de todos los tiempos, concilia tiempo y eternidad, cambia de estilo en cada canto gracias al plurilingüismo que se adapta al interlocutor, y finalmente llega a desafiar lo inefable, tratando de describir lo inexpresable, es decir, la visión de Dios. Dante es producto de su tiempo y sin embargo su poesía cruza las puertas de los siglos para seguir contándonos, a través de su viaje al Más Allá, lo que pasa en nuestra realidad respecto al hombre y a la vida con ese ‘extraordinario’ poder comunicativo que le es propio.”

Dante no solo fue un revolucionario del pensamiento, sino también de la lengua italiana. Los profesores Stefano Melchiorre y Paolo Bonaiti comentan respectivamente, “A Dante le debemos el idioma, él encarna el italiano. Y no solo porque el éxito de la Comedia hizo del toscano vulgar el idioma de todos los italianos, sino también porque hoy en día, sin darnos cuenta, repetimos palabras, frases o modismos tomados de la Comedia”, “Dante, con su Comedia, inició el proceso lingüístico que hizo del florentino el idioma de toda Italia. Sin Dante hoy probablemente hablaríamos un italiano diferente.”

Tema ya mencionado es la influencia de Dante en la cultura occidental. Justamente, el profesor Bonaiti explica: “Dante contribuyó a sentar las bases del pensamiento político y religioso que, en la Edad Media, junto con el trabajo incansable de los monjes benedictinos, formó la identidad occidental. Hoy nos cuesta entenderlo, pero Dante, a pesar de ser un hombre medieval, ciertamente se sintió más europeo que nosotros.” 

Como parte fundamental del programa de literatura italiana del colegio Antonio Raimondi, está el estudio de la Divina comedia. En los años de segundo, tercero y cuarto de liceo se estudian algunos cantos seleccionados del Infierno, del Purgatorio y del Paraíso respectivamente. Como comenta el profesor Bonaiti, “El objetivo es hacer el viaje junto a Dante, comenzando desde las profundidades del bosque oscuro hasta la visión de Dios en el centro del Empíreo. Ningún autor se estudia durante tres años consecutivos, solo Dante tiene esta singularidad.” El profesor Melchiorre agrega: “Dante se estudia a partir de los textos, pero es fundamental comprender la relevancia de su mensaje, ya que las enseñanzas de la Comedia pueden ser útiles hoy en día para resolver nuestros problemas cotidianos. Debemos intentar que los chicos comprendan que Dante puede mejorar nuestras vidas.”

Para cerrar con esta —más o menos— pequeña introducción, la profesora Pasquale comenta, “No creo que exista un método de enseñanza único: el universo de Dante es tan vasto que permite al profesor diferentes enfoques. Me detengo en lo que Dante, a lo largo de los años, me enseñó: soñar en grande, reconocer mis límites y mis miedos, confiar en mis maestros, ver más allá de la realidad y leer inteligentemente (¡espero!) su actualidad en el tiempo en el que vivo.”

Así que gracias por todo, Dante. 

Issa Mariaza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s