Velocidad, acción y ¿tabaco?

“Este es un deporte ideal para que patrocinen las tabacaleras, porque tiene glamour y se ve en todo el mundo, tienes muchos países y muchas nacionalidades involucradas y tienes una exposición mundial. Mucha prensa y 600 millones de personas mirando. Es un deporte de machos, es emocionante, es colorido, es internacional y es glamuroso y encima nos da visibilidad. Parece que esté hecho para vender cigarrillos”. Barrie Gill, experiodista de la Fórmula 1. 

James Hunt, campeón mundial de Fórmula 1, fumando un cigarro mientras festejaba su campeonato mundial de 1976.

Lo primero que se nos viene a la mente a la hora de hablar sobre la Fórmula 1 es probablemente un Ferrari manejado por Michael Schumacher o, tal vez, si tienes algún pariente que haya sido fanático de este deporte, podrás saber sobre grandes pilotos como Ayrton Senna, Alain Prost o tal vez algunos que no suenen mucho en la cabeza como Emerson Fittipaldi o hasta pilotos más contemporáneos como Fernando Alonso. Sin embargo, si hay algo que tienen en común estos pilotos, es que en sus monoplazas han tenido algún tipo de publicidad de tabaco. 

Si hay algo que siempre ha estado conectado al deporte rey del automovilismo es el tabaco. Si probamos a hacer un ejercicio mental o una simple búsqueda en internet, veremos que en los carros de los pilotos antes mencionados están involucradas marcas relacionadas a la venta de cigarrillos: Marlboro, John Player Special, Camel, Mild Seven y West aparecieron alguna vez en los equipos de la Fórmula 1, marcando en la mente de muchos aficionados los logotipos y los monoplazas que llevaban los nombres de estas marcas. 

Monoplaza de Fernando Alonso con la mítica publicidad de Mild Seven. 

A finales del siglo pasado, se empezó a tener mano dura contra la publicidad de cigarros. Poco a poco fueron desapareciendo hasta que en el año 2006 se decidió que desaparecieran por completo en todos los deportes, incluyendo la Fórmula 1. Ya desde los años 2000, había algunos países donde se había prohibido poner publicidad de tabaco y muchos de los equipos usaron la creatividad para evitar poner los nombres de las marcas, pero que, al mismo tiempo, envíen un mensaje subliminal al espectador. Aunque estas prácticas se abandonaron por completo para el año 2007, de igual forma hay dos casos particulares que siguen vigentes hasta el día de hoy. 

Monoplaza de McLaren con publicidad de Marlboro y el del equipo Lotus con publicidad de Camel.

¿Por qué las grandes tabaqueras tienen tanto interés en presentar sus marcas en coches de Fórmula 1? La historia de este deporte va de la mano con las empresas de cigarro. Desde la década de los 1970, ya se acostumbraba a ver a los carros de competición con las respectivas marcas de tabaco que los patrocinaban. No obstante, si queremos hablar de acuerdos entre tabacaleras y escuderías de Fórmula 1, hay dos equipos principales: Ferrari con Philip Morris y McLaren con BAT (British American Tobacco). 

El caso de patrocinio entre el “Cavallino rampante” y la Philip Morris se remonta a varias décadas, ya que este equipo de Fórmula 1 y Marlboro tienen un acuerdo de patrocinio ininterrumpido desde 1984, cuando la publicidad de la marca se vio por primera vez en el casco del piloto René Arnoux. Hasta el día de hoy el acuerdo sigue en vigencia. 

Esta relación entre la Philip Morris y Ferrari no solo consta en los monoplazas del equipo de Fórmula 1, pues, aunque parezca algo surrealista, gran parte de la estructura de Ferrari está relacionada con empresarios de Philip Morris. Tenemos el caso de Sergio Marchionne y Louis Camilleri, el primero fue presidente de Ferrari desde el 2014 hasta el 2018, impuesto por la propia Philip Morris. Luego del fallecimiento de Marchionne, el cargo pasó a Louis Camilleri, que fue expresidente de Philip Morris y también presidente de Ferrari hasta el año pasado. 

Volviendo al ámbito deportivo, pese al veto dado por Federación Internacional de Automovilismo (FIA) para poner publicidad de tabaco, el equipo de Maranello sigue siendo publicitado por el grupo Philip Morris y su compañía Marlboro, ya que se sabe que la empresa tabaquera gasta aproximadamente 150 millones de dólares al año en publicidad para la Ferrari. Y hasta el momento han creado también una empresa fantasma como “Mission Winnow”, que es el principal sponsor del equipo. Esta empresa no tiene ningún valor, no vende absolutamente nada y no especifica cuál es su labor: lo único que sabemos es que el logo nos hace recordar al mítico Marlbor

Por otro lado, tenemos a la British American Tobacco, que en el año 1999 compró al equipo Tyrrell y se pasó a llamar BAR (British American Racing), haciendo referencia a su empresa y como patrocinador principal estaba su marca emblema Lucky Strike.

Desafortunadamente, la tabacalera se tuvo que despedir de la Fórmula 1 en 2006 a causa de las restricciones de publicidad de tabaco. Pese a ello, la British American Tobacco ha vuelto a este deporte a través del equipo McLaren con su marca A Better Tomorrow, que es otra marca fantasma como es en el caso de Ferrari. Si vemos las letras iniciales de esta marca, notamos que son ABT, las mismas que la BAT, solo que en un orden distinto.

A esta marca se sumó Vype, que es la marca de cigarrillos electrónicos de la British American Tobacco. En este caso, sí es legal que tengan esta marca en el monoplaza, ya que los cigarrillos electrónicos están permitidos para ser publicitados.

Entonces, tenemos a dos de las tabacaleras más importantes del mundo publicitando a los dos equipos más exitosos de la Fórmula 1. Esta publicidad, aunque sea encubierta, es ilegal, ya que no se debería hacer ningún tipo de referencia a estas marcas, que de una forma u otra logran mandar mensajes subliminales al espectador. 

¿A qué se debe todo este interés? ¿Por qué gastan miles de millones de dólares para hacer publicidad encubierta? La respuesta es más simple de lo que parece, puesto que la mayoría de los espectadores de la Fórmula 1 son jóvenes menores de 35 años, el público objetivo, dado que la gente mayor aficionada de este deporte conoce bien las marcas porque ha podido ver los patrocinios en los autos; sin embargo, lo menores han tenido menos probabilidades de observar estas publicidades. Entonces, lo que buscan es que gente joven consuma sus productos. 

Adriano Cogorno

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s